POLITICAS

 

Los criterios de trabajo del Instituto “ABC” de Valencia, son los siguientes:

Trabajo con jóvenes y adultos: La primera característica que le confiere un carácter especial, se relaciona con el hecho de los mencionados beneficiarios, que tienen acceso al servicio educativo para completar su educación básica secundaria y media, dando privilegio a los de bajos recursos económicos, madres comunitarias, desplazados, agricultores, empleados públicos y trabajadores independientes.

El Servicio educativo se diseña y se desarrolla atendiendo las características de los adultos: tiempo, espacio, curriculo, recursos didácticos, actividades presenciales y semipresenciales, permitiéndoles reiniciar y culminar su formación básica y media, espacios escolares que le permitan la práctica y comodidad en su formación; planes curriculares diseñados y construidos a partir de la concertación y participación.

 

Educación en y para la vida: En el proceso educativo se le danreconocimiento, valor e importancia a las experiencias previas que trae el alumno.

 

La educación en la vida se enraíza en la vida misma, de esta manera, siendo el estudiante el sujeto de su propio proceso de aprendizaje, retoma individual y colectivamente las experiencias previas como un punto de partida de su proceso educativo.

En las anteriores experiencias, se reconocen los saberes empíricos, las actitudes, los intereses, las expectativas, las querencias y fracasos como insumos pertinentes y primarios que permiten definir y completar el proceso de formación académica.

Las experiencia previas son objetos del propio proceso educativo desde el cual se introducen los cambios y complementos de conocimientos teóricos y prácticos que interactúan y modifican actitudes habilidades y saberes que se renuevan, recrean, nuevas visiones, saberes fruto del diálogo de experiencias de vida.

Educación ciudadana: Desde la escuela también se afecta la comunidad de manera directa y activa. Este proceso se reafirma y se hace práctico en la experiencia cotidiana de los jóvenes y adultos, quienes inciden con sus comportamientos y saberes actualizados en el entorno social inmediato donde se desempeñan, bien movilizando eventos colectivos, fortaleciendo y participando en procesos comunitarios y administrativos, bien impactando en su entorno familiar con cambios actitudinales que involucran procesos de liderazgo y gestión que afloran o se fortalecen iniciativas de procesos individuales y colectivos que se desarrollan involucrando actores sociales; conocimientos que se actualizan, útiles para sacar adelante los procesos de desarrollo social, políticos, económico y cultural a nivel local o regional.

 

Convivencia pacífica y cultura de paz: La educación no es un proceso centrado en sí mismo, sino de una practica destinada a afectar el entorno social, una práctica de amplio contenido político o social, donde el proceso formativo también es un pretexto y un laboratorio para incidir en la educación de la comunidad, bajo el soporte de la “cultura de paz” basada en la práctica del diálogo, el acuerdo y el pacto: que implica el reconocimiento del otro con todos sus saberes, el respeto a la opinión del otro y el rescate de la diferencia para enriquecer la vida social; el acuerdo que surge de la concertación, de la transacción de significados e intereses; el pacto que permite el cumplimiento de los acuerdos que define y recrea la responsabilidad y el compromiso.

 

Se pretende desarrollar una convivencia pacífica hacía dentro del Instituto y también dirigido a la comunidad, que se evidencia en la construcción del currículo, en la vida diaria de estudiantes y docentes, en el manual de convivencia y gobierno escolar, en el desarrollo de actividades de impacto social, comunitario y cultural.

Comentarios: 0