PLAN DE ÁREA DE LENGUA CASTELLANA 2.012 DEL INSTITUTO DE FORMACION DE JOVENES Y ADULTOS ABC DE VALENCIA.

 

 

NOMBRE DEL ESTABLECIMIENTO:  INSTITUTO ABC DE VALENCIA

 

MUNICIPIO:                                                   VALENCIA

 

NÚCLEO:                                                    19

 

TÍTULO DEL PROYECTO:                                 PLAN DE AREA DE LENGUA CASTELLANA

 

NIVELES:                                                    BASICA SECUNDARIA Y MEDIA ACADEMICA

 

CICLOS :                                                     3,4,5 Y 6 DE EDUCACION BASICA SECUNDARIA Y MEDIA

 

DURACIÓN DEL PROYECTO:              UN AÑO LECTIVO

 

 

 

INTENSIDAD HORARIA :                        1 HORAS SEMANALES

 

 

RESPONSABLES:                                               LUIS DAVID GRANDETH VASQUEZ

 

 

FORMACION:                                       LICENCIADO EN LENGUAS MODERNAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TABLA DE CONTENIDO

 

 

 

 

1. PRESENTACION

 

 

2. REFERENTES LEGALES

 

 

3. OBJETIVO GENERAL DEL AREA

 

 

3.1 OBJETIVOS POR CICLOS INTEGRADOS

 

 

4. ESTRUCTURA CURRICULAR.

 

 

5. ESTRUCTURA DIDACTICA Y METODOLOGIA

 

 

6. RECURSOS

 

 

7. EVALUACION

 

 

8. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PLAN DEL AREA DE LENGUA CASTELLANA ABC 2.012. 

 

 

1.     PRESENTACIÓN

 

Partiendo del lenguaje como aspecto fundamental en la identificación del hombre con su entorno y entendiendo que es a través de éste como se configura el universo simbólico y se construyen los imaginarios colectivos en la cultura de los pueblos, cobra validez la enseñanza de la Lengua Castellana en la formación de seres humanos íntegros.

 

Hablar de lengua castellana en Colombia es hablar de la lengua materna. Pero más allá del concepto de un sistema de signos que permiten la comunicación en sociedad, asumimos nuestra lengua desde un sentido mucho más amplio y la concebimos como el sistema de significación principal en nuestra sociedad, como el patrimonio cultural que ha permitido reseñar la historia, interpretar la realidad y determinar la constitución subjetiva de las personas.

La Significación de la que hablamos debe ser entendida como una gran dimensión en la que los humanos exploramos las formas de dar significado y sentido a los diferentes signos que rigen una colectividad; de igual forma permite proyectar la convivencia, la interacción e intercambio en la construcción del saber y la cultura. Todo esto para llegar a reafirmar esa función esencial del lenguaje que es La Comunicación.

 

En este sentido, la significación y la comunicación como factores de producción de sentido en actos de interacción y convivencia, son aspectos fundamentales que desde el área en nuestra institución permiten trabajar en la formación de personas con principios y valores para el ejercicio de una ciudadanía plena desde el concepto de inclusión y respeto por la diferencia dentro de la sociedad.

 

La comunicación como concepto recoge en sí los usos sociales del lenguaje y el manejo del discurso; a partir de esto se puede reafirmar la validez del trabajo sobre las cuatro habilidades, pero vistas no sólo desde un plano instrumental, sino puestas en función de la construcción de sentido en los actos de comunicación.

 

La lectura, entendida como comprensión significativa en todo tipo texto; la escritura como exploración de la conciencia y producción del mundo en el texto; la escucha como reconocimiento de la intención y del contexto sociocultural del hablante y el habla como la enunciación intencionada en la construcción de sentido, son las habilidades que en todo el proceso educativo permiten el desarrollo de las competencias. Estas competencias a su vez sólo se evidencian a través de los diferentes desempeños comunicativos de los estudiantes, como por ejemplo, en la producción de un texto, en la exposición de un tema, en un acto de habla, en una dramatización, etc.

 

El área de Lengua Castellana es entonces una base importante de todo proyecto educativo porque dinamiza las funciones del lenguaje desde su conocimiento interno y los proyecta hacia desarrollos de producción en las diferentes áreas del conocimiento. Ésta en sí no es una tarea exclusiva de los docentes de humanidades en lenguas; lo que sí está en sus manos es la responsabilidad de concientizar a todas las disciplinas de la importancia de asumir un compromiso real con el desarrollo de la lengua materna, para ello se pueden apoyar en el trabajo interdisciplinario y de proyectos integrados. De esta manera se justifica el trabajo con Lengua Castellana en la institución; debe estar dirigido hacia la significación y la comunicación, hacia la comprensión del universo simbólico de los sujetos, del diálogo con la cultura y de la interacción colectiva en un proceso de desarrollo social.

 

En el Instituto ABC de Valencia concebimos la educación como un proceso de formación permanente que busca mejorar las condiciones de vida del ser humano.

 

Pretendemos que nuestros estudiantes desarrollen un alto respeto por la vida y que ésta se rija por principios de AUTONOMÍA, SOLIDARIDAD Y CIENCIA. Desde allí es que el área de Lengua Castellana puede aportar para que jóvenes y adultos adquieran competencias para la vida, fortaleciendo procesos de autonomía, que posibiliten la construcción de sus sueños e ideales. En el lenguaje y la comunicación encuentran el espacio idóneo para desarrollar sus capacidades, para crear mundos posibles, para lograr ser tenidos en cuenta y respetados desde su individualidad; para fortalecer los procesos de análisis y crítica hacia posiciones argumentativas que fortalezcan su autonomía y proyección; para desarrollar su nivel de liderazgo y la capacidad de autoevaluarse y tomar decisiones propias que le permitan dinamizar su participación en la construcción de su comunidad.

 

Significar es dar sentido a lo que hacemos, es relacionar y contextualizar las experiencias y los discursos, es incorporar el sentido propio al sentido de la cultura y el mundo y es además poder comprender el sinsentido de las propuestas y proyectos que frenan el desarrollo y que desconocen al ser humano en todas sus dimensiones.

 

Nos dirigimos entonces en el Instituto ABC hacia una Comunicación que, producto de la construcción de sentido y significado, donde se valora el saber y la experiencia del sujeto, permita el desarrollo individual y colectivo de los estudiantes. La orientación definida, que lleva a comprender e interpretar el mundo, debe priorizar la generación de procesos de aprendizaje a partir del acceso a las formas para construir el conocimiento y a las formas de interacción (estudiantes, docentes, saberes), para llegar a construir la identidad cultural.

 

Al priorizar el desarrollo de procesos más que de contenidos se busca articular todos los componentes de la práctica educativa: Desarrollo de competencias y habilidades, desarrollo cognitivo y actitudinal, diversidad étnica y cultural, criterios de evaluación e implementación de proyectos particulares.

 

Un enfoque significativo concibe al estudiante como un ser recontextualizador de su entorno y transformador de la realidad; por esta razón debemos trabajar para que el estudiante desarrolle sus niveles de competencia asociados con el lenguaje y para que comprenda su verdadera dimensión y funcionalidad: La comunicación (además de otras funciones inherentes a ésta). Se concibe igualmente cómo desde el enfoque significativo, la comunicación se manifiesta en todas las formas del lenguaje para construir significados: Oral, gestual y de símbolos.

 

Para redefinir el enfoque sustentado en los fines y objetivos expuestos, se parte de unos postulados conceptuales y teóricos propuestos por el Ministerio de Educación Nacional en sus lineamientos y que debemos profundizar. Se trata de investigaciones en el campo de la Semiótica, la lingüística del texto, la pragmática y los trabajos del congnitivismo. Nuestra propuesta parte igualmente de los presupuestos generados en la historia de la literatura y en el análisis del discurso.

 

Teniendo en cuenta este marco teórico, vale la pena reseñar algunos conceptos que consideramos fundamentales en el área de Lengua Castellana porque atraviesan los procesos de enseñanza y aprendizaje de sus protagonistas (docente y estudiante):

 

Lenguaje: Sistema de significación que permite al ser humano representar el mundo que lo rodea. El hombre es en el lenguaje, el ser nombrado le permite ocupar un lugar en el universo y definir el sistema de creencias y valores que regirán su vida. Le permite igualmente desarrollar procesos de abstracción, conceptualización y clasificación.

 

La concepción de lenguaje que desarrollaremos en nuestro plan de área se orienta entonces hacia la construcción de la significación a través de los diferentes códigos y formas que tiene el hombre de simbolizar en el devenir histórico-cultural que le permite constituirse como Sujeto.

 

Comunicación: Es la acción mediante la cual el hombre puede interactuar con sus semejantes en un proceso de construcción de sentido y significado. En el acto comunicativo se ponen en juego los imaginarios colectivos y las formas de representación de cada sujeto que busca, a través de la mediación llegar a acuerdos que permitan la convivencia. Comunicar es poner en común e interrelacionar la lengua con otros códigos culturales que definen el tipo de relación del hombre con la sociedad.

 

Competencias: Son concebidas como potencialidades y/o capacidades orientadas a desempeños o acciones comunicativas. Las competencias por sí solas no son observables, sino que tienen su expresión en los actos comunicativos. El trabajo por competencias busca desarrollar la capacidad del estudiante para adquirir el conocimiento; en nuestra área se pretende enfatizar en las competencias: gramatical, textual, semántica, pragmática, enciclopédica, literaria y poética.

 

Competencia gramatical: referida a las reglas sintácticas, morfológicas, fonológicas y fonéticas que rigen los enunciados lingüísticos.

 

Competencia textual: referida a los mecanismos que garantizan coherencia y cohesión a enunciados y textos. Igualmente se refiere a la estructura del texto (nivel micro y macro), a las jerarquías semánticas, al uso de conectores y al tipo de texto.

 

Competencia semántica: referida a la capacidad para reconocer y usar el léxico y los significados pertinentes, lo mismo que el seguimiento de un hilo temático en la producción discursiva.

 

Competencia pragmática: referida al reconocimiento y uso del contexto comunicativo, a su intencionalidad y variables (componente ideológico y político) y a las variaciones dialectales.

 

Competencia enciclopédica: referida a la capacidad de poner en juego, en los actos de significación y comunicación, los saberes que ha construido el sujeto en el ámbito escolar y socio-cultural.

 

Competencia literaria: referida a la capacidad de poner en juego un saber literario surgido de la experiencia de lectura, análisis y conocimiento de obras.

 

Competencia poética: referida a la capacidad del sujeto para inventar mundos posibles a través de los lenguajes creativos. Esta competencia tiene que ver con la búsqueda de un estilo personal.

 

Texto: Es una unidad de significado que se produce en contextos reales de comunicación de cualquier dimensión y que puede ser oral o escrito. Para nuestro trabajo partimos de asumir el texto como el producto o resultado de un proceso de reflexión, análisis y construcción de sentido.

 

Literatura: Es una expresión artística y creativa del lenguaje que permite crear mundos. Los mundos posibles de la literatura se dan por la palabra que construye historias y personajes en el ámbito de la realidad y la fantasía. La literatura permite a su vez interpretar y reinventar la realidad y conocer la historia desde una dimensión humana sensibilizadora que promulga una incuestionable relación Vida / literatura.

 

2.     REFERENTES LEGALES

 

Nos ubicamos en el horizonte que desde la Ley General de Educación definió un enfoque Semántico Comunicativo para el área de Lengua Castellana; pero igualmente retomamos la ampliación que en lineamientos curriculares del Ministerio de Educación Nacional se propuso para orientar este enfoque hacia la SIGNIFICACIÓN.

 

La perspectiva de este enfoque tiene sus raíces en los fines y en los objetivos definidos por la Ley 115, Ley General de Educación para el área y por niveles así:

 

Fines, artículo 5º:

 

  1. El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos.
  1. El desarrollo de la capacidad crítica, reflexiva y analítica que fortalezca el avance científico y tecnológico nacional, orientado con prioridad al mejoramiento cultural y de la calidad de vida de la población, a la participación en la búsqueda de alternativas de solución a los problemas y al progreso social y económico del país.

13.   La promoción en la apersona y en la sociedad de la capacidad para crear,   investigar, adoptar la tecnología que se requiere en los procesos de desarrollo del país y le permita al educando ingresar al sector productivo.

 

Objetivos:

 

Para la educación básica en el ciclo de secundaria, artículo 22:

 

  1. El desarrollo de la capacidad para comprender textos y expresar correctamente mensajes completos, orales y escritos en lengua castellana, así como para entender, mediante un estudio sistemático, los diferentes elementos constitutivos de la lengua.
  2. La valoración y utilización de la lengua castellana como medio de expresión literaria y el estudio de la creación literaria en el país y el mundo.
  1. La apreciación artística, la comprensión estética, la creatividad, la familiarización con los diferentes medios de expresión artística y el conocimiento, valoración y respeto por los bienes artísticos y culturales.

 

Para la educación media académica, artículo 30:

 

d. El desarrollo de la capacidad para profundizar en un campo del   conocimiento, de acuerdo con las potencialidades e intereses.

 

 

3.     OBJETIVO GENERAL DEL AREA

 

En el área de Lengua Castellana pretendemos formar jóvenes y adultos PRODUCTORES DE TEXTO orientados hacia la significación.

 

Significar es dar sentido a lo que hacemos, es relacionar y contextualizar las experiencias y los discursos y es incorporar el sentido propio al sentido de la cultura y del mundo. Desde esta perspectiva es que llevaremos a los estudiantes a desarrollar sus habilidades comunicativas para generar textos, entendidos éstos como un tejido o entramado de significaciones que se entrecruzan coherentemente y que pueden ser en forma oral, escrita o de cualquier otra índole.

 

Propiciaremos que chicos y jóvenes vayan construyendo un discurso propio, que se conviertan en SUJETOS DE LA ARGUMENTACIÓN y que desde las formas variadas y creativas del lenguaje asuman el conocimiento como posibilidad para leer, interpretar, recrear y transformar su entorno y el de la colectividad a la que pertenecen.

3.1 OBJETIVO POR CICLOS INTEGRADOS

 

CICLO 3.

 

El desempeño comunicativo en este curso enfatiza el Texto narrativo con identificación de estructura en la producción de mitos, leyendas, fábulas. Igualmente, el curso podrá diferenciar claramente los Géneros literarios e iniciará el proceso de la descripción. En la estructura de textos, el manejo de las palabras de enlace como conectores necesarios para la concordancia y el significado serán fundamentales.

 

El desempeño comunicativo de este curso se centra en la diferenciación de los Tipos de texto experimentando en la producción el Texto informativo. En la estructura textual se desarrollarán unidades mayores con el párrafo e identificación del tema. En el mismo sentido se trabajará la construcción y comprensión de ideas principales y secundarias.

 

CICLO 4.

 

En este curso el desempeño comunicativo se centrará en el Texto argumentativo produciendo Artículos de opinión y relación de textos desde la comparación. Como unidades mayores se maneja el concepto de texto y sus características básicas de coherencia, cohesión y unidad.

 

Este curso enfatizará su desempeño comunicativo en el Texto expositivo; en el manejo y presentación de todo tipo de información temática y en la implementación de notas de pie de página y reseñas bibliográficas. En la estructura textual las unidades mayores en la producción parten de la diferenciación del tipo de texto y del manejo de las características propias de cada uno.

 

CICLO 5

 

En este curso el desempeño comunicativo enfatizará en el Texto Argumentativo con la producción de Reseñas críticas y comentadas de obras literarias o de autores leídos. En este nivel ya se debe manejar toda la estructura textual (tema, párrafos, oraciones, conectores, intención comunicativa, etc.) y se debe enfocar a la producción significativa.

 

CICLO 6.

 

El desempeño comunicativo de este curso enfatizará en el Texto Argumentativo para producir Ensayos con el desarrollo de hipótesis, tesis, ejemplificaciones, citas de referencia. En la producción de ensayos se debe evidenciar el nivel de comprensión lectora y expresar claramente una posición personal frente a lo leído.

 

 

 

 

 

4.     ESTRUCTURA CURRICULAR   ( ver anexo )

 

 

5.     ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS

Y

METODOLOGÍA

 

 

Hablar sobre la didáctica en la enseñanza nos remite a la inquietud sobre el cómo obtener logros efectivos en un proceso que es ante todo pedagógico. Así, la didáctica como el discurso acerca de las formas y de los contenidos de los métodos de enseñanza nos hablará entonces de la creación de situaciones de aprendizaje que permitan incidir en la formación de los estudiantes en todos los campos de su vida. Esto quiere decir, buscar la mejor forma para que los conceptos y el conocimiento disciplinar tengan una posibilidad real de acción en el pensamiento del hombre dirigidos hacia la formación de actitudes sólidas, críticas y transformadoras en el acumulado del saber.

 

Consideramos que en el área de Lengua Castellana estas situaciones propias para el aprendizaje tienen que ver con aspectos como: Adecuación del espacio, aprovechamiento del tiempo, claridad en las relaciones maestro-estudiante, manejo de recursos y metodología adecuada. Proponemos para tal fin una didáctica que utilice el juego como herramienta y que rescate la potencialidad de los actores del proceso alrededor de su capacidad lúdica.

 

Adecuación del espacio: Consistiría en desacralizar el espacio académico-pedagógico rompiendo la estructura de poder que lo ha sostenido siempre y asumir la posibilidad interna y externa del lugar de trabajo para adquirir movilidad en la dinámica de los grupos: visitas a museos, bibliotecas, teatros, etc.. Esto implicaría la comprensión del espacio como una construcción en la que se suman docente, estudiante y saber, independientemente del lugar en el que se encuentren.

 

Manejo del tiempo: Éste hace parte del espacio y debe ser integrado a una dinámica de trabajo en la que no se convierta ni en el juez que todo lo dirá, ni en el dictador que pisa los talones e impide destensionar el intercambio de historias de vida en la relación pedagógica. Se debe trabajar con tiempos delimitados, pero flexibles para desarrollar procesos, obtener logros y evaluar resultados.

 

Claridad en las relaciones: Consideramos que la relación que queremos construir entre el estudiante y el maestro debe estar mediada por el afecto, pero un afecto trabajado desde la perspectiva pedagógica. Estudiante y maestro, basados en una postura ética del respeto a la diferencia se pueden encontrar en un acto creador, un acto en el que confluyan “saberes”, “haceres” y “sentires” y donde los protagonistas asuman su identidad particular. De esta forma, el docente tendrá que ser aquél actor con competencias académicas, discursivas y comunicativas más elaboradas y de mayor responsabilidad frente al estudiante.

 

Manejo de recursos y metodología: En este aspecto hay que desarrollar la mayor iniciativa posible retomando el juego como herramienta en una didáctica fundamentada en la lúdica.

 

Partiendo del concepto de Aprendizaje significativo, se hace necesario aprovechar las inclinaciones y actividades cotidianas del estudiante (juegos de azar, concursos, música, danza, video) para concretar situaciones de aprendizaje, sin descartar elementos tradicionales válidos como carteleras, revistas, periódicos y textos de consulta. Si un muchacho ve televisión, juega cartas o hace competencias, nos está mostrando una fuente de acceso al saber que no es ajena a su mundo y que debe ser retomada para llenar de contenidos y significación el proceso educativo.

 

Desde este concepto es que cobra validez la pedagogía por proyectos para aprovechar la motivación e interés del estudiante y poder involucrar en el proceso educativo a la comunidad educativa en general. Los proyectos tendrán que partir de intereses específicos y combinar la acción teórica y práctica en el proceso del conocimiento.

 

Es importante tener en cuenta que no se puede abusar de ninguna dinámica ya que perdería su propósito. Debemos combinar adecuadamente el desarrollo de proyectos con la clase magistral, las actividades de consulta con los trabajos en grupo, las visitas de conocimiento con las guías de trabajo; todo esto enmarcado en el ambiente de reflexión propicio para, partiendo de unos mínimos, llegar a unos máximos en el proceso educativo.

 

La didactización del área, partiendo del enfoque significativo que le hemos dado, está indisolublemente ligada al desarrollo de las competencias comunicativas del estudiante. Para tal fin concebimos que los métodos y estrategias didácticas se encaminan a desarrollar las acciones básicas definidas por el Ministerio de Educación Nacional para evaluar dichas competencias: La interpretativa, la argumentativa y la propositiva.

 

Teniendo en cuenta lo anterior y entendiendo esta disciplina (Lengua Castellana) como mediatizadora de todas las áreas del conocimiento, consideramos que hay dos actividades básicas y fundamentales que permiten un efectivo desarrollo de su didáctica, de la didáctica del Lenguaje. Éstas actividades son: La lectura y La escritura.

 

La lectura y la escritura son formas de desarrollo del lenguaje, son actividades netamente humanas y por tanto productos sociales e históricos a través de los cuales se desarrolla el conocimiento y la pragmática de la Lengua. Desarrollar la lectura y la escritura como habilidades hace parte de un proceso intencional que implica una responsabilidad sobre los actos; en esta medida son acciones fundamentales en la didáctica que nos proponemos y para las cuales desarrollaremos algunas estrategias de animación.

 

La lectura: Es una acción que permite el acceso al conocimiento y tiene múltiples funciones a nivel individual y social. En una colectividad, la lectura permite el acceso a la información y a su intercambio; es una acción socializadora que permite develar y comprender la cultura. Como acción individual es mucho más que una decodificación de símbolos, es la interpretación del mundo; la lectura de todo lo que nos rodea: de gestos, objetos, del clima, de los astros o de los rostros, hacen parte de esa lectura natural que se desarrolla desde niños y que se profundiza al crecer permitiendo que en un proceso

 

 

educativo autónomo, el estudiante pueda interpretar los signos y símbolos de su entorno para una comprensión más precisa de la realidad.

 

Si nos referimos a la acción práctica de enseñanza de la lectura (donde no hay un método único), creemos de gran valor rescatar la concepción psicolinguística de la lectura que nos permite entender cómo una persona al leer emplea estrategias cognitivas propias para construir significados. El lector adquiere una comprensión práctica del idioma que le permite buscar significados sin detenerse en cada palabra. Desde allí es fundamental el aprovechamiento de las habilidades psicolinguísticas o comunicativas como un bien social que permite identidad y da pluralidad y que a la vez permiten enriquecer el mundo interior desde una estructura cognitiva individual que lleva a la organización del conocimiento y a la conformación de lo que ha sido llamado “enciclopedia cultural” de cada ser humano.

 

Desarrollar acciones para motivar la lectura tiene que llevarnos a acabar con los métodos rígidos e impositivos y por el contrario, crear estrechos vínculos entre el texto de lectura y un individuo o grupo, pero mediatizados por el deseo, la necesidad y el placer. Para ello se pueden promover las diferentes formas de lectura en forma individual o colectiva: lectura silenciosa, lectura en voz alta o narración oral.

 

Para definir una estrategia de animación a la lectura se deben trabajar tres elementos básicos: la realidad, el pensamiento y el lenguaje. Dicha estrategia debe buscar confrontaciones en la estructura cognitiva con la dinamización del discurso lingüístico para poder facilitar procesos transformadores profundos en el individuo tales como la comprensión y la imaginación, sólo así se podrán realizar otras nuevas estructuras y otros discursos producto de un proceso intencional.

 

En este sentido, una estrategia hacia la promoción de la lectura debe contemplar: las condiciones, expectativas, intereses y necesidades de orden cognitivo y lingüístico del grupo de posibles lectores; el acercamiento didáctico a los materiales de lectura y unos criterios sólidos para la selección de dichos materiales.

 

Algunas de las acciones que se pueden implementar en el aula serían:

Concursos literarios (alcance la estrella, respuesta correcta, concéntrese, etc.)

Exposición y debate de libros.

Feria de lectura.

Visita de autores.

La hora de lectura o del cuento.

El día del cartero.

Centros literarios.

Desciframiento de jeroglíficos, gráficas o cuadros mudos.

Concursos de lectura.

Centros literarios.

 

La escritura: La escritura es una forma de lectura y aunque implica un proceso cognitivo diferente, es igualmente una acción vital que acerca al conocimiento y concluye un proceso

 

 

material de registro. Escribir exige un mayor nivel de apropiación de los procesos lingüísticos y de sentido. Es una posibilidad de identificarse en la construcción subjetiva y de diferenciarse en la singularidad; desde allí tiene connotaciones de carácter individual y colectivo. En lo individual puede significar una realización, una liberación o una evasión y en lo social puede ser considerada como un bien común, un patrimonio histórico que da cuenta de la cultura y de las épocas.

 

La escritura no es un proceso tan natural, requiere de algunas técnicas que se pueden adecuar al desarrollo y habilidades de cada estudiante. Sin embargo , en esa comprensión particular que se tiene del mundo previa a la escuela, hay disposiciones del sujeto para acceder a la escritura, máxime cuando ésta tiene relación directa con la lectura. Se aprovecharían entonces esas disposiciones para desarrollar el proceso de la escritura que no es lineal; es un proceso de elaboración de ideas y de construcción de sentidos; es una tarea lingüística de redacción. Es aquí donde encaja nuestro propósito del área de formar niños y jóvenes productores de textos.

 

La estrategia o acciones posibles de animación a la escritura debe dirigirse hacia la producción de textos de todo tipo: expositivos, argumentativos, informativos o narrativos. Algunas de estas acciones pueden ser:

 

Talleres de escritura: accionar de máquinas, escritura libre o automática, imágenes generadoras, etc.

Diagramas conceptuales.

Construcción grupal de textos.

Juego de palabras.

Tertulias de discusión y producción de textos.

Elaboración de guiones para la representación.

 

En conclusión, podemos decir que La lectura y La escritura son las acciones centrales de una didáctica lúdica que busca, en Lengua Castellana, desarrollar las competencias comunicativas expresadas en la interpretación, la argumentación y la proposición de diferentes tipos de textos. Todo esto puesto en práctica por medio de estrategias que pretenden romper los rígidos esquemas que desde una posición de poder manipulaban el espacio, el tiempo y las metodologías de trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. RECURSOS

 

En el área consideramos fundamental la concepción del recurso como un medio o conjunto de elementos que sirven para conseguir lo que se pretende; como todo aquello que permite lograr un objetivo. Desde esta perspectiva aceptamos la definición de Gimeno Sacristán en su libro Los materiales y la enseñanza al afirmar que: “los recursos son mediadores culturales necesarios para la enseñanza.

 

Con lo anterior, se entiende que los recursos propician procesos interactivos entre contenidos, estudiantes y maestros y son didácticos en la medida en que participen activamente en la metodología. O sea que los medios o recursos didácticos utilizados con criterios claros y en forma sistemática, facilitan la planeación, el desarrollo y la evaluación del proceso educativo; por lo tanto deben facilitar la llegada a los indicadores de desempeño previsto en relación con los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales.

 

Desde esta perspectiva podemos afirmar que en el Instituto ABC hay una amplia gama de recursos que facilitan nuestro quehacer pedagógico, empezando por el proyecto educativo institucional de puertas abiertas e inclusión.   Hecho que, desde la dirección ha permitido abrir espacio a diferentes entidades de la ciudad que se convierten en mediadoras del proceso de formación integral y particular de las áreas. Algunas entidades que se convierten en recursos son: Bibliotecas de las Instituciones educativas del Municipio de Valencia y de la Casa de la Cultura.

 

Podemos igualmente contar con variedad de recursos didácticos, material impreso (fotocopias), ayudas visuales, servicios de informática, los talleres, la biblioteca y las guías elaboradas por los docentes.

 

 

  1. EVALUACIÓN

 

Para hablar de evaluación se hace necesario aclarar este concepto.   Nosotros partimos de que evaluación es ante todo un proceso de investigación. Evaluar es emitir un juicio; es desarrollar un proceso que se realiza en varias etapas: 1. Obtener información, 2. Interpretar y analizar la información, 3. Emitir un juicio y 4. Tomar una decisión.

 

En el área de Lengua Castellana trabajaremos por realizar un proceso evaluativo a partir del desarrollo de las competencias comunicativas; ello implicaría que nuestro eje de trabajo (La producción textual) pueda llegar a ser evaluado a partir de ejercicios de escritura propuestos en cualquiera de las áreas del currículo.

 

Teniendo en cuenta lo anterior y las políticas que sobre evaluación se han definido en la Instituto ABC de Valencia, , nos acogemos al proceso de Autoevaluación que se viene realizando. Concebimos la evaluación como un espacio para el diálogo donde, a partir de los acuerdos hechos al inicio del año escolar y ratificados en cada período, se llega a que el estudiante pueda emitir el juicio sobre su rendimiento y que tanto él como su familia y el docente pueden aportar en el proceso evaluativo y del aprendizaje   mismo.

 

 

8.     REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

 

LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.

 

LENGUA CASTELLANA. Lineamientos curriculares del Ministerio de Educación Nacional.

 

LA EVALUACIÓN. Nuevos significados para una práctica compleja. Alicia Bertoni, Margarita Poggi, Martha Teobaldo.

 

LA EVALUACIÓN EN EL AULA Y MÁS ALLÁ DE ELLA. Lineamientos para la educación preescolar básica y media del Ministerio de Educación Nacional.

 

ANIMACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA LECTURA. Comfenalco-Antioquia. Juan Pablo Hernández (Compilador).

 

LA FORMACIÓN EN COMPETENCIAS un reto para la educación en el siglo XXI. Jorge Morales Parra. (Documento).

 

ESTRUCTURAS Y FUNCIONES DEL DISCURSO. Teun, Van Dijk. Siglo XXI. 1980.

 

EDUCAR EN EL PENSAR: Una pedagogía para la investigación. Giovanni M. Lafrancesco V. (Documento).

 

¿CÓMO ENSEÑAR A COMPRENDER UN TEXTO? N. Carriedo López y J. Alonso Tapia.

 

Comentarios: 0